Desde Guilin, un poco de todo. Primeras impresiones de China

Escrito hace unos días, cuando todavía estaba en Guilin, China.

De niña vi algunas películas sobre China. No sabría decir exactamente cuáles eran, ni siquiera sobre qué trataban, pero sí grabaron en mi una imagen del campo chino y de sus exóticas montañas. Ahora que lo pienso bien, podría decir que en mi mente estas imágenes quedaron mezcladas con escenas de la película “Sueños” de Kurosawa. Por supuesto, ésta se desarrolla en Japón, pero en mi imaginación todo era similar.

De hecho, uno de mis propósitos en mi primer viaje al extremo oriente es justamente identificar las diferencias entre sus culturas. No basta leerlo, ni siquiera estudiarlo. Es necesario sentirlo.

Sólo dentro de China hay 56 etnias, siendo que la predominante es la Han. Igualmente, los dialectos son bastantes, aunque el idioma principal es el mandarín. De allí se desprende un sinfín de tradiciones y costumbres que requerirían una vida para conocer, así que sólo me resta conformarme con probar un poco de esta tremenda diversidad.

Después de pasar unos días en Hong Kong (volviendo al cine, recordé algo del Chungking Express de Wong Kar Wai) y en Guangzhou (famoso por la feria de Cantón), seguí mi camino en tren hacia el interior de China, rumbo a Guilin en la provincia de Guanxi, desde donde escribo en este momento.

DSC09462.JPG

Aquí lo primero que se identifican son las montañas, tal como las imaginaba: formaciones abruptas, triángulos que saltan de la tierra como si las empujaran dedos subterráneos. La bruma es permanente y adorna el paisaje que tantas acuarelas ha inspirado. Se ven en el trayecto e incluso dentro de la ciudad, pero se aprecian mejor navegando el río Li, en camino a la ciudad de Yangshuo.

Todavía no distingo bien la diferencia entre estas escenas y las de Kurosawa. Es más bien mi propio sueño, con mis propios personajes. Hay barcos de bambú, campesinos arando con búfalos de agua, señoras vendiendo coronas de flores en la calle. También están los pescadores, que usan la ayuda de ciertos pájaros para pescar. El pájaro vuela sobre el agua y hábilmente captura a los peces que quiere comer. Cuando son pequeños pasan derecho por su garganta, pero cuando no, el pescador se queda con la presa.

DSC09379.JPG

A partir de las traducciones a inglés noté que el chino es un idioma de adjetivos. No en vano la poesía tiene para ellos especial importancia, a diferencia de occidente, que cada vez menos la cultiva.

Sí, yo se. Son muchas ideas sueltas, pero no es para menos. Guilin despierta la percepción y es tanto por descubrir que es difícil limitarlo. Concluyamos con los sueños, sin el talento de Kurosawa ni de los poetas chinos para expresarlo, pero con la breve experiencia de haber conocido un mundo nuevo.

Prometo que mis próximos artículos serán más informativos, ¡hay mucho para recomendar de China!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s